Un viaje largo a Jalisco

La primera vez que vine a esta zona del Estado de Jalisco hicimos 11 horas en auto. Obvio nos fuimos parando a desayunar en el Estado de México en un pueblo que se llama Atlacomulco y luego hasta Colima.

Ese día conocí Comala en Colima que apenas lo estaban promocionando para que se convirtiera en pueblo mágico. Después, cuando regrese 7 años mas tarde supe que lo consiguieron. Tambien conocí por primera vez Jalisco, aunque no Guadalajara, sólo estuvimos en la zona conocida como “La costalegre”

Recuerdo muy bien que llegamos a Barra de Navidad casi a las 11 de la noche, estaba muy cansada, hacia mucho calor a pesar de que ya era de noche. El coche de mi jefe es un Jeep que no tenia calefacción, a pesar de no ser tan viejo.

Al día siguiente rentamos una lancha y nos dirigimos a buscar playas. En esta zona casi todas las playas las hacen privadas. Se supone que las playas son zona federal y que cualquiera podríamos entrar y hacer uso de ellas, pero no hay por donde entrar por tierra, hay muy pocos accesos a playas en esta zona entonces la forma más fácil de conocerlas en esta región es por lancha.

Nos bajamos en algunas y les pudimos hacer fotos pero en una playa nos salieron dos perros de ataque y la verdad si nos asustamos y mejor nos fuimos.

En ese viaje tambien conocí Puerto Vallarta y me encantó, tanto que pensé que en ese lugar si me mudaría para vivir. No había regresado hasta que nos cayo este proyecto en el que estoy trabajando ahora.

En Noviembre regrese a Puerto Vallarta después de 8 años y sentí que el encanto por esta ciudad se fue. Ya no la disfrute tanto como antes y decidí que no era mi sitio favorito en México. Sin embargo, Careyes, Barra de Navidad, Punta Perula y casi toda la costa de Jalisco me gustó mas que antes.

Recuerdo que en aquel proyecto que hice hace años vi uno de los atardeceres mas bonitos que he visto en mi vida y ahora que estoy de nuevo en esta zona ya me han tocado ver muchos atardeceres de fotografía y noches iluminadas solamente por las estrellas y la luna.

En este viaje, la primera parte llegue en avión, pero en enero volví a viajar por carretera. Ahora, por cuestiones de trabajo llegue primero a Guadalajara y paré 3 días allí, luego viaje hasta Manzanillo y paré de nuevo 3 días hasta que finalmente llegue a la que va a ser mi casa por los próximos 3 meses.

Ahora me estoy quedando en un pueblito que se llama Punta Perula y no tiene “nada”, es decir nada de comodidades a las que estamos acostumbrados los que vivimos en las grandes ciudades. El internet es muy malo aqui, no hay bancos, o centros comerciales o cines, tampoco hay tantos hoteles y tampoco hay transporte, todo lo haces caminando.

Es un pueblo muy pequeño con como 4 o 5 hoteles; yo y el equipo de producción que ya estamos aqui nos estamos hospedando en el mejor de la zona y ya acaparamos todos los demás hoteles para los que estan por llegar a la filmación. Pero tiene algo este pequeño pueblo que atrae a mucha gente sobre todo extranjeros, canadienses y europeos. Posiblemente la tranquilidad del pueblo, el clima que esta agradable en los meses invernales y obvio el mar.

Gracias

Esta entrada la llevo preparando ya varios días. No la había podido terminarla debido a fallas en el internet, a mi trabajo que me absorbe todo mi día y termino bien cansada y cuando regreso al hotel ni siquiera quiero ver la computadora. Tambien por qué me he estado moviendo mucho de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, debido a unos tramites para pedir permisos de gobierno para poder realizar sin dificultad el proyecto en donde estoy trabajando.

Ya estamos a mitad del primer mes del año 2020, pero nunca es tarde para agradecer al año que paso. Fue un año muy complicado, perdí una parte de mí, una parte de mi familia fundamental. Aun recuerdo cuando me avisaron, estaba en esta misma mesa donde estoy ahora escribiendo esto. Ya hace un mes. Abue, siempre vivirás con nosotros y estarás presente.

Gracias principalmente a ti.

El año que termino fue raro conmigo, casi siempre, desde que estoy trabajando en esto de las locaciones, empiezo mi año viajando y con mucho trabajo. Después a mediados de año bajan las ofertas de trabajo y entramos en unas vacaciones un poco forzadas y a veces sin dinero. Pero 2019 no empece trabajando ni con dinero. A mediados de año nos empezó a caer mucho trabajo y bueno, los pagos como siempre se retrasaron. Pero al final del año empezamos uno de los proyectos más importantes y bonitos en los que he trabajado, justo el mismo que me regreso a este lado de México y ahora estoy trabajando.

Me gusta trabajar y sentirme útil, así que agradesco este proyecto y que me haya sacado de la CDMX donde ya es complicado filmar. Aquí en donde me encuentro ahora estamos bien y todo es mas amigable.

Por supuesto que aunque termine muy cansada de mis obligaciones en el trabajo, procuro darme tiempo para leer varios de los blogs que aqui escriben y por eso tambien debo de agradecer a todos los que comparten sus historias, sus pasiones y su poesía. De verdad muchas gracias

Y por último agradecer a los que me leen. Escribo desde el corazón y disfruto compartir un poquito de mi vida.

Gracias

Recuerdos

Esta entrada ha sido complicada de escribir, no sabía cómo empezar por que tengo tantas cosas que decir y a la ves no puedo decirlas. Se me hace un nudo en la garganta sólo de recordar.

En estos momentos yo me encuentro trabajando en un proyecto en Jalisco, deje a mi mamá y mi abue junto con el resto de la familia en la Ciudad de México. Tenia que estar una semana más aqui pero hoy en la madrugada me avisaron que falleció mi abue, la mamá de mi mamá que fue como una segunda mamá para mí. Ella nos cuido mientras mi mamá salía a trabajar.

Mis papás se divorciaron cuando yo tenía 6 años y mi papá se fue de la ciudad. No lo volvimos a ver mi hermano y yo hasta ahora que somos adultos. Así que me críe con mi abue.

La verdad es que esta entrada la empece a escribir hace una semana en el aeropuerto de Manzanillo mientras esperaba el abordaje de mi avión. Pasamos una semana muy triste en casa, de recuerdos y pensamientos al miembro mas importante de mi familia.

No pude escribir nada más, entre otras cosas, por que yo seguí trabajando desde casa. Y aunque fue difícil estar con mi familia en esta situación de perdida y a la vez trabajando, el estar ocupada me distrajo y pude sobre llevar mejor estos momentos.

En este blog he querido escribir acerca de los lugares que he visitado en México y fuera del país y contar mis experiencias, cómo me he sentido y como he vivido en cada lugar.

Ahora que se fue mi abue recordé a todos los lugares que nos llevaba ella. Tambien lo que nos contaba de sus viajes y los obsequios que nos traía de cada lugar a dónde iba.

Ahora puedo decir que ella nos enseño a viajar y que mis ansias de querer siempre estar explorando nuevos lugares lo herede de ella.

Ella se quedo con las ganas de visitar Sevilla y Buenos Aires. Y aunque sí fue a España, sólo visito Madrid y sus alrededores. Nunca visito Sur América.

Espero yo pueda ir a visitar esas maravillosas ciudades algún día en su honor.

De nuevo Veracruz.

Y continuando con mi anterior entrada, Veracruz es uno de los Estados de mi país que no me canso de visitar, lo conozco casi por completo.

La vez pasada no detalle mucho en el Puerto de Veracruz que es la ciudad más importante del estado. Hernán Cortez, el conquistador español, la bautizo como Veracruz que quiere decir la verdadera cruz Vera – verdadera y cruz. Y justo allí nos dice la historia que este conquistador fundo la primera villa de América continental que después se convertiría en Ciudad. (La primera villa de América se fundo en Cuba)

En la Ciudad existe unos de las cafeterías con mas tradición del país, ademas de que preparan uno de los mejores club sándwich que he comido tambien preparan un “café lechero” delicioso.

Caminar por el malecón, con el sonido del mar y la brisa refrescando es una delicia y si el calor es muy fuerte yo regularmente voy a unas paleterias – heladerías que se llaman los güeros-güeros, ya que los vendedores gritan a todo pulmón “güero” pasele güero. Venden helados y paletas de todos los sabores de agua y de leche y estan muy buenos tambien.

Desde el malecón se puede ver el “Puerto Marítimo” que es donde se reciben a todos los barcos cargueros que llegan al puerto y aunque no es el mas grande e importante de México, verlo si es impresionante. Claro se puede ver de lejos, a los viajeros no nos permiten la entrada. Yo una vez entre con un permiso especial porque filme un comercial para un Banco

Otra de las zonas del estado que no mucha gente conoce es un pueblito que se llama Martinez de la Torre donde es una zona que se cultivan limones y naranjas. En algún momento de mi vida me pidieron que buscara lugares donde cultivaban estas frutas para un comercial de jugos y obvio llegue a esta zona. El pueblo es bonito pero muy pequeño y no tiene muy buenos hoteles. Tiene un hotel boutique carísimo que aclaro no me hospede.

Pero si continuamos nuestro camino hacia la costa topamos con una zona que le llaman “la costa esmeralda” donde encontré muchos hoteles desde los super caros hasta muy económicos y todos estan frente al mar. Aunque para ser honesta las playas no son tan bonitas como en Cancún o Baja California Sur estan bien para ir a descansar y bañarse en el mar.

Sólo Veracruz es bello.

Veracruz es uno de los 32 estados que tiene México. Allí la gente dice que “Sólo Veracruz es bello” y tiene mucho de cierto. Es uno de los estados que lo tiene casi todo; gran parte del año se conserva verde y el clima va de caluroso en las zonas de playa hasta frio en la parte montañosa. Tiene paisajes muy bonitos tanto naturales como urbanos y lo que mas me gusta a mí es que es un estado con mucha historia.

La Ciudad de Veracruz ha sido llamada heroica muchas veces debido a que ha sido invadida varias veces por ejércitos extranjeros, ademas que por este estado es por donde entraron los españoles en la época de la conquista.

El estado tiene uno de los puertos mas importantes que tiene mi país en donde en el pasado salían los barcos que iban hacia Europa y ahora es un puerto que recibe muchos barcos comerciales con infinidad de mercancías.

Pero tiene otras ciudades que tambien son importantes como Orizaba o Cordova ademas de estar lleno de varios pueblos mágicos como Xico que tiene una cascada increíble, o Coatepec con zona cafetalera en donde encontré el mejor café que he probado en mi vida, además de Catemaco un pueblo de brujos donde mucha gente de todas las partes del país acuden para hacerse limpias y/o brujería.

Para mi trabajo es muy importante Veracruz ya que por la cercanía que tiene con la Ciudad de México viajamos mucho a todos estos lugares para encontrar las locaciones ideales para filmar comerciales, películas y series de TV. Por ejemplo en Catemaco se filmaron hace muchos años el Curandero de la selva y Apocalipto, la ciudad ha servido infinidad de veces para filmar películas en donde supuestamente estamos en Cuba o República Dominicana por su parecido a las ciudades de los países del caribe y Latino America.

El puerto, aunque tiene playas y lugares nocturnos para pasear, es un lugar para vacacionar en familia y además es mucho más barato que Cancún o Acapulco dos de los puertos mas visitados de México por viajeros extranjeros y mexicanos.

Es uno de los Estados de la República Mexicana que más he visitado en mi vida y es uno de los pocos que no me canso de visitar. Cada vez que voy descubro algo nuevo.

Arquitectura, arte, música, y gente nueva.

Alguna vez me pregunte porque de repente me obsesiono por salir de mi ciudad y conocer lugares nuevos, tanto que canso a mis familiares y amigos porque mi tema favorito es el tema de los viajes.

En lo últimos tiempos procuro ser más reservada y hablar de otras cosas para no cansar tanto a las personas. Pero analizando porque me gusta tanto conocer otros lugares, no sólo es por salir de la rutina y descansar de mis actividades diarias, lo que mas me llama la atención de salir y explorar el mundo y obvio mi país es conocer gente distinta, posiblemente con diferente formas de ser, otras costumbres y pensamientos.

Tambien es bonito descubrir el arte, la arquitectura, la música de las diferentes regiones que visito.

Ahora todo esta en la red. Cada vez que abro Instagram salen fotos de todos lados del mundo, hasta de lugares que no sabia que existían y se puede ver la arquitectura de la zona que fotografiaron, las obras de arte y hasta artesanías de cada región. Cuando abro Youtube descubro música nueva, nuevos pensamientos a travez de los vlogueros, en fin, encuentro un mundo nuevo.

Pero me he dado cuenta que puedo ver miles de fotos, ver las experiencias de los youtobers viajeros que presentan sus vlogs o leer todos los blogs de viajes que se publican a diario y no hay nada como ir y disfrutar por uno mismo todas las maravillas que nos ofrece nuestro planeta.

Y no es que no disfrute viendo las fotos o los vlogs en Youtube o leyendo los blogs de viajes, por supuesto que sí, me encanta estar al tanto de todas las redes sociales a las que tenemos acceso hoy en día, sólo que no creo que nada de eso pueda superar el hecho de vivir la experiencia.

Todo lo que leo y veo acerca de lo que publica la gente de sus vivencias en otros lugares es importante para mí porque me motiva a conocer y seguir explorando, además de que los consejos que dan son bastante útiles.

Yo en este blog casi no doy consejos porque prefiero contar mi experiencia y lo que sentí al estar en los lugares que he descrito en las entradas anteriores y creo que lo voy a seguir haciendo así. Ya que pienso que tambien es importante que se conozca las experiencias y los sentimientos que nos hace sentir cada lugar porque creo que dando a conocer lo que siento al estar en diferentes lugares, es una forma distinta de presentar a la región que estoy describiendo.

Mi viaje a las Vegas

Todos los viajes son maravillosos, conocemos cosas nuevas, disfrutamos de paisajes diferentes, nos ponemos en contacto con gente que nunca habíamos visto y que posiblemente jamás volveremos a ver y muchas veces nos enfrentamos tambien a desafíos y dificultades y eso nos hace darnos cuenta de lo frágiles que somos.

Justo esto fue lo que me paso en este viaje que hice.

Todo empezó normal, fui a la agencia de viajes con la idea de estrenar la Visa que acababa de tramitar. Mi primera opción era Nueva York pero se salía de mi presupuesto. El agente de viajes que me atendió me sugirió que me fuera a Las Vegas y hasta me dio tips de lugares que podía visitar.

Desde México pague el High Roller y un recorrido en helicóptero de noche por la ciudad.

Llegue a medio día y el transporte que me llevaría a mi hotel fue bastante rápido y el chofer fue amable, pero cuando llegue había una fila inmensa para registrarse. Cuando por fin me atendieron, la chica que me atendió no fue muy buena conmigo y desde allí me empece a sentir mal.

Salí a caminar un rato, hacía mucho calor. Me metía a varios de los hoteles temáticos que hay en la ciudad, tome muchas fotos y cuando me dio hambre lo que hice para no gastar tanto dinero, en vez de comer en un restaurante, me compré comida en una tienda de autoservicio y me subí a mi habitación a comer.

Al día siguiente fui al High Roller que me gusto mucho. El personal que me atendió me ayudo mucho y me hizo sentir en confianza, se dieron cuenta que iba sola y se subió un chico conmigo, platicamos y estuvo a gusto esa media hora que dure subida en esa rueda de la fortuna.

Después llego la tarde y al momento de comer decidí comprar de nuevo comida en un autoservicio y subirme a mi habitación. Estando sola en mi cuarto comiendo me sentí sola, tanto que me puse a llorar. Estaba en en un país desconocido con gente que no habla mi idioma y de la cual no me sentí tan cercana. Muchas personas con las que traté en este viaje me hicieron sentir extraña, fuera de lugar, sentí que no pertenecía.

A diferencia de los otros países que he visitado y en donde me sentía mas a gusto, mas en confianza.

Pero bueno ya estaba allí y quería disfrutar, aunque estuviera sola iba a hacer todo lo posible por divertirme y explorar. Así que me dormí porque mi idea era quedarme despierta esa noche y salir a tomar fotos de las luces que hay por toda la Ciudad.

Me desperté a las 9 de la noche y salí a caminar y vi lo hermosa que se ve la ciudad toda iluminada de noche. De hecho no se sentía la noche. Había tanta luz que hasta me sentía segura.

Lo que más me gusto en mi recorrido de noche fue el Hotel Paris, el Planet Hollywood (que fue donde yo me hospede) y el Aria.

De día disfrute el New York, el MGM, y los casinos del Caesars palace. Obvio jugué un poco pero no gane nada. Tambien me metí al casino del hotel Flamingos (que por cierto fue el primer hotel en Las Vegas).

Para las compras hay opciones de sobra, casi todos los hoteles (mas bien creo que todos los hoteles) tienen su centro comercial integrado con diferentes opciones de lo que uno se le antoje. En cuanto a espectáculos hay muchísimos. En el Luxor entré a una exposición del Titanic bastante interesante y no muy cara.

Al día siguiente en la noche me tocaba hacer mi recorrido en el helicóptero de la empresa Maverick para volar la ciudad de noche. El personal del helipuerto no me gusto nada, ya que no era muy amable con la gente, no sólo conmigo. Pero el piloto del helicóptero si fue bastante agradable. Lo malo es que me sentó en medio y no pude sacar buenas fotos de las vistas que teníamos.

En el recorrido te dan un audio en inglés donde hablan de la historia de la ciudad y porque del nombre entre otras cosas.

Este viaje lo disfrute mucho pero tambien lo padecí. Por momentos me sentía extraña y frágil, sentía que no pertenecía. Pero por otro lado me gusto haber visto tantas cosas nuevas, un estilo de vida diferente al mío y sobre todo las luces de la ciudad de noche. Me encanto eso. Lo único que no pude disfrutar fueron las fuentes de algunos hoteles porque desgraciadamente me tocaron apagadas cada vez que salía y pasaba por allí.