Proyecto Turismo

Hace un año y medio aproximadamente, antes de la pandemia que estamos viviendo y de mi viaje a Jalisco, nos llamaron a mi jefe y a mí para que nos uniéramos a un proyecto por demás interesante. No era el típico proyecto como en los que siempre trabajamos. Esta vez nos llamaron para “vacacionar”. Ibamos con una agenda apretada y con casi todo el equipo de producción con nosotros pero aun así no dejo de ser divertido e interesante y lo mejor nos pagaron por ello.

El proyecto se llamo “Sectur” y era para la Secretaría de Turismo de México. Nuestra misión era contactar a todas las oficinas regionales de Turismo de poco más de 20 estados de la República. Ibamos a recorrer más de 20 estados de 32 que hay en mi país. Lo único malo fue el tiempo, sólo teníamos dos meses para hacer todos los recorridos y capturar lo más bonito de cada región para promocionales que se exhiben ahora por internet y que en su momento se exhibieron en la TV.

Nos dividimos en 4 recorridos y en 2 equipos. A cada equipo le tocaban dos recorridos por la 10 u 12 estados dependiendo el caso.

A nuestro equipo le toco recorrer la parte de los estados que se encuentran con el Océano Pacifico y los estados del Centro. Así que hablaré del recorrido que yo hice.

Hubo algo que no me agrado del todo; justo los estados que me tocaron yo ya los conocía casi todos y los que les toco al otro equipo no conocía casi ninguno. Pero como ya no me podía cambiar lo tome como una nueva exploración por esos lugares aparentemente conocidos y empece a buscar información nueva (por lo menos nueva para mi) para saber a dónde podría ser interesante para ser una atracción turística. Algunos destinos fueron muy obvios y bastante conocidos como Acapulco y otros fueron destinos poco conocidos y explorados como Sonora.

En cada recorrido conocí lugares asombrosos y nuevos para mí y en los lugares que aparentemente ya conocía, redescubrí lugares nuevos que tambien creo que son bastante interesantes. Y como en todo los viajes me tope con varias trampas para turistas.

Y ya que recorrí varios estados de mi país de una manera diferente he decidido contarlo en varios apartados diferentes con fotos.

En este apartado he decidido ahorrarme las fotos para poner un poco mas en las descripciones de los siguientes blogs.

Este fue uno de los mejores proyectos en los que ha trabajado, me dio la oportunidad de aprender mas de la cultura de mi país y divertirme. Lo mejor de todo es que yo no pague por casi nada y qué, además de llevar viáticos, a casi todo entramos gratis, así que lo que no fue gratis nos los pagaba la producción.

Es una gran ventaja trabajar en este tipo de producciones por que no gasto casi nada al momento de viajar, por lo menos por mi país. Y es por eso que viajo tanto dentro de México.

Poder disfrutar de Guadalajara

Hace poco estuve en Guadajajara y aunque no fui de vacaciones tuve un par de días libres para conocerla cómo no lo había hecho en mis anteriores viajes a esta misma ciudad.

Me hospede en el hotel One Centro Histórico. Lo que mas me gusto del hotel fueron las vistas porque queda justo frente a la catedral y a la plaza central, pero es lo único bueno del hotel. El costo no es muy elevado, nosotros pagamos $950 pesos mexicanos por noche por habitación doble. Pero el hotel no es muy limpio (yo le doy un 7 de calificación), ademas de que no cuenta con estacionamiento en el mismo edificio, sino que esta a una cuadra y caminar esa cuadra con maletas, mochila y demás equipaje si resulto un problema.

Después de escribir acerca del hotel, ahora toca escribir que me pareció la ciudad. Yo ya había estado en Guadalajara dos veces antes, pero no había tenido la oportunidad de explorarla ya que sólo me concentraba en el proyecto por el cual estaba allí y aunque si camine por sus calles y probé la comida de algunos de sus restaurantes, no es lo mismo ir de prisa que poder tomarnos el tiempo y observar los detalles de las ciudades a donde uno viaja.

Como ya escribí, me hospedaron en el centro de la ciudad y tuve la oportunidad de entrar a la catedral que para mi gusto no me pareció extraordinaria, por fuera si es bonita pero por dentro no me gusto. Tambien camine por las todas las plazas del centro bastante limpias y bonitas. El Teatro Degollado es un referente de la ciudad y aunque no tuve la oportunidad de entrar si puse atención al exterior y esta increíble. Pero lo que mas me gusto fue el Hospicio Cabañas, tanto por fuera como por dentro es un edificio que evoca al pasado.

Me encanta visitar los museos y los edificios antiguos de las ciudades porque tienen la magia de transportarme a otros tiempos y ha veces parece que estoy lugares lejanos. Me imagino como debió haber sido 100 o 200 años atrás y los personajes ilustres que han estado en esos mismos lugares.

Toda la historia que tienen ese tipo de lugares y como el trabajo y lo acontecido en esos lugares nos ha transformado en lo que somos en la actualidad y nos siguen transformando.

El recorrido que se hace de la Catedral al Hospicio Cabañas es lo que me pareció mas interesante de la Ciudad, las plazas, los templos, un par de edificios y esculturas modernos en conjunto con lo antiguo del lugar realmente lo hace especial a todo ese corredor.

Pero Guadalajara no sólo es historia, al ser la ciudad más poblada del país después de la Ciudad de México, tiene todo lo de una ciudad moderna debe tener, teatros, centros comerciales, cines, espectáculos de clase mundial, etc.

Yo desde niña siempre escuche que en Guadalajara no nos querían a los de la Ciudad de México, incluso había una frase que me contaron que ellos decían y es la siguiente: “Haz patria y mata a un chilango” y puesto a los que somos de la Ciudad de México son a los que nos llaman chilangos es obvio que esa frase se refería nosotros. Ahora dicen que ya han cambiado pero eso que supe de niña me ha impedido ver en su justa dimensión lo grandiosa que puede ser esta Ciudad.

Y aunque sí me gustó, por los prejuicios que tengo no la pude disfrutar tanto. Si regreso algún día, que seguro por mi trabajo si regresaré, haré el esfuerzo de verla con otros ojos.

Isla Cocinas

Ahora que estoy en Punta Perúla Jalisco, los días libres que tengo me dedico a “scoutear”, (scoutear es un termino que los que trabajamos en filmaciones utilizamos para decir buscar algo, en realidad es rastrear en ingles, según el google traductor) los lugares cercanos al pueblo.

Uno de los lugares que conocí hace dos semanas se llama Isla Cocinas, es una isla a media hora de Punta Perula en lancha obviamente. La lancha cobra $1000 pesos o al menos eso me dijeron. Nosotros tuvimos la fortuna de que nos llevara un compañero local que esta trabajando ahora en el proyecto y no nos cobro nada.

La isla es un lugar virgen y no hay nada de nada. Uno tiene que viajar preparado con sombrillas, toallas, comida y todo lo que se piense que se va a ocupar estando en el lugar. Hay que salir muy temprano del Pueblo para conseguir una lancha y un espacio en las playas de la isla ya que no es muy grande y como es un lugar bastante solicitado por los turistas, a medio día se llena.

Cuando llegamos estaba casi vacía la playa, así que pudimos escoger el lugar donde íbamos a estar y extendernos todo lo quisimos. Conforme avanzo el día iba llegando mas y mas gente y nos íbamos apretando más. Fuimos un domingo, así que es un día donde regularmente muchas personas de la cercanía se va a descansar.

El mar es verde turquesa y el agua esta templada, yo diría deliciosa para un día con calor y aqui hace mucho calor casi todos los días. La arena es suave y casi blanca, uno puede recostarse en la arena para tomar el sol comodamente.

Nosotros estuvimos nadando y jugando en el agua casi una hora y media, luego salimos a secarnos y a la 1 de la tarde estábamos yéndonos. La verdad yo me quería quedar más tiempo, no se porque no se pudo.

Pero a cambio de estar en la playa, nuestro amigo nos llevo a dar un pase en lancha por todas las pequeñas islas que estan cercanas y el sólo hecho de ir en la lancha escuchando el sonido del mar, fue suficiente para no extrañar la playa.

Lo mejor de todo es que en nuestro recorrido pudimos ver a una ballenas, nunca me había tocado, ni cuando fui exclusivamente al avistamiento de ballenas en Baja California, mientras estuve trabajando en mi otro proyecto por aquel estado. Recuerdo que no tuvimos suerte y no vimos nada. Y ahora que sólo íbamos a dar un paseo en lancha tuvimos la suerte de verlas. No pude tomar fotos, la verdad me concentre en verlas y vivir la experiencia y no pensé en las fotos.

Ahora pienso que hubiera tomado fotos o video pero si lo hubiera hecho me hubiera perdido el momento y creo que tal vez tenga otra oportunidad de repetirlo y ahora si tomaré fotos.

En general, el recorrido estuvo bonito y la isla si me gusto, fue un buen día de descanso donde terminamos todos morenos y al final nos fuimos a refrescar a la alberca del hotel en donde estamos viviendo.

Fue un gran día y una buena experiencia para contar.

Un viaje largo a Jalisco

La primera vez que vine a esta zona del Estado de Jalisco hicimos 11 horas en auto. Obvio nos fuimos parando a desayunar en el Estado de México en un pueblo que se llama Atlacomulco y luego hasta Colima.

Ese día conocí Comala en Colima que apenas lo estaban promocionando para que se convirtiera en pueblo mágico. Después, cuando regrese 7 años mas tarde supe que lo consiguieron. Tambien conocí por primera vez Jalisco, aunque no Guadalajara, sólo estuvimos en la zona conocida como “La costalegre”

Recuerdo muy bien que llegamos a Barra de Navidad casi a las 11 de la noche, estaba muy cansada, hacia mucho calor a pesar de que ya era de noche. El coche de mi jefe es un Jeep que no tenia calefacción, a pesar de no ser tan viejo.

Al día siguiente rentamos una lancha y nos dirigimos a buscar playas. En esta zona casi todas las playas las hacen privadas. Se supone que las playas son zona federal y que cualquiera podríamos entrar y hacer uso de ellas, pero no hay por donde entrar por tierra, hay muy pocos accesos a playas en esta zona entonces la forma más fácil de conocerlas en esta región es por lancha.

Nos bajamos en algunas y les pudimos hacer fotos pero en una playa nos salieron dos perros de ataque y la verdad si nos asustamos y mejor nos fuimos.

En ese viaje tambien conocí Puerto Vallarta y me encantó, tanto que pensé que en ese lugar si me mudaría para vivir. No había regresado hasta que nos cayo este proyecto en el que estoy trabajando ahora.

En Noviembre regrese a Puerto Vallarta después de 8 años y sentí que el encanto por esta ciudad se fue. Ya no la disfrute tanto como antes y decidí que no era mi sitio favorito en México. Sin embargo, Careyes, Barra de Navidad, Punta Perula y casi toda la costa de Jalisco me gustó mas que antes.

Recuerdo que en aquel proyecto que hice hace años vi uno de los atardeceres mas bonitos que he visto en mi vida y ahora que estoy de nuevo en esta zona ya me han tocado ver muchos atardeceres de fotografía y noches iluminadas solamente por las estrellas y la luna.

En este viaje, la primera parte llegue en avión, pero en enero volví a viajar por carretera. Ahora, por cuestiones de trabajo llegue primero a Guadalajara y paré 3 días allí, luego viaje hasta Manzanillo y paré de nuevo 3 días hasta que finalmente llegue a la que va a ser mi casa por los próximos 3 meses.

Ahora me estoy quedando en un pueblito que se llama Punta Perula y no tiene “nada”, es decir nada de comodidades a las que estamos acostumbrados los que vivimos en las grandes ciudades. El internet es muy malo aqui, no hay bancos, o centros comerciales o cines, tampoco hay tantos hoteles y tampoco hay transporte, todo lo haces caminando.

Es un pueblo muy pequeño con como 4 o 5 hoteles; yo y el equipo de producción que ya estamos aqui nos estamos hospedando en el mejor de la zona y ya acaparamos todos los demás hoteles para los que estan por llegar a la filmación. Pero tiene algo este pequeño pueblo que atrae a mucha gente sobre todo extranjeros, canadienses y europeos. Posiblemente la tranquilidad del pueblo, el clima que esta agradable en los meses invernales y obvio el mar.

Gracias

Esta entrada la llevo preparando ya varios días. No la había podido terminarla debido a fallas en el internet, a mi trabajo que me absorbe todo mi día y termino bien cansada y cuando regreso al hotel ni siquiera quiero ver la computadora. Tambien por qué me he estado moviendo mucho de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, debido a unos tramites para pedir permisos de gobierno para poder realizar sin dificultad el proyecto en donde estoy trabajando.

Ya estamos a mitad del primer mes del año 2020, pero nunca es tarde para agradecer al año que paso. Fue un año muy complicado, perdí una parte de mí, una parte de mi familia fundamental. Aun recuerdo cuando me avisaron, estaba en esta misma mesa donde estoy ahora escribiendo esto. Ya hace un mes. Abue, siempre vivirás con nosotros y estarás presente.

Gracias principalmente a ti.

El año que termino fue raro conmigo, casi siempre, desde que estoy trabajando en esto de las locaciones, empiezo mi año viajando y con mucho trabajo. Después a mediados de año bajan las ofertas de trabajo y entramos en unas vacaciones un poco forzadas y a veces sin dinero. Pero 2019 no empece trabajando ni con dinero. A mediados de año nos empezó a caer mucho trabajo y bueno, los pagos como siempre se retrasaron. Pero al final del año empezamos uno de los proyectos más importantes y bonitos en los que he trabajado, justo el mismo que me regreso a este lado de México y ahora estoy trabajando.

Me gusta trabajar y sentirme útil, así que agradesco este proyecto y que me haya sacado de la CDMX donde ya es complicado filmar. Aquí en donde me encuentro ahora estamos bien y todo es mas amigable.

Por supuesto que aunque termine muy cansada de mis obligaciones en el trabajo, procuro darme tiempo para leer varios de los blogs que aqui escriben y por eso tambien debo de agradecer a todos los que comparten sus historias, sus pasiones y su poesía. De verdad muchas gracias

Y por último agradecer a los que me leen. Escribo desde el corazón y disfruto compartir un poquito de mi vida.

Gracias

Recuerdos

Esta entrada ha sido complicada de escribir, no sabía cómo empezar por que tengo tantas cosas que decir y a la ves no puedo decirlas. Se me hace un nudo en la garganta sólo de recordar.

En estos momentos yo me encuentro trabajando en un proyecto en Jalisco, deje a mi mamá y mi abue junto con el resto de la familia en la Ciudad de México. Tenia que estar una semana más aqui pero hoy en la madrugada me avisaron que falleció mi abue, la mamá de mi mamá que fue como una segunda mamá para mí. Ella nos cuido mientras mi mamá salía a trabajar.

Mis papás se divorciaron cuando yo tenía 6 años y mi papá se fue de la ciudad. No lo volvimos a ver mi hermano y yo hasta ahora que somos adultos. Así que me críe con mi abue.

La verdad es que esta entrada la empece a escribir hace una semana en el aeropuerto de Manzanillo mientras esperaba el abordaje de mi avión. Pasamos una semana muy triste en casa, de recuerdos y pensamientos al miembro mas importante de mi familia.

No pude escribir nada más, entre otras cosas, por que yo seguí trabajando desde casa. Y aunque fue difícil estar con mi familia en esta situación de perdida y a la vez trabajando, el estar ocupada me distrajo y pude sobre llevar mejor estos momentos.

En este blog he querido escribir acerca de los lugares que he visitado en México y fuera del país y contar mis experiencias, cómo me he sentido y como he vivido en cada lugar.

Ahora que se fue mi abue recordé a todos los lugares que nos llevaba ella. Tambien lo que nos contaba de sus viajes y los obsequios que nos traía de cada lugar a dónde iba.

Ahora puedo decir que ella nos enseño a viajar y que mis ansias de querer siempre estar explorando nuevos lugares lo herede de ella.

Ella se quedo con las ganas de visitar Sevilla y Buenos Aires. Y aunque sí fue a España, sólo visito Madrid y sus alrededores. Nunca visito Sur América.

Espero yo pueda ir a visitar esas maravillosas ciudades algún día en su honor.

De nuevo Veracruz.

Y continuando con mi anterior entrada, Veracruz es uno de los Estados de mi país que no me canso de visitar, lo conozco casi por completo.

La vez pasada no detalle mucho en el Puerto de Veracruz que es la ciudad más importante del estado. Hernán Cortez, el conquistador español, la bautizo como Veracruz que quiere decir la verdadera cruz Vera – verdadera y cruz. Y justo allí nos dice la historia que este conquistador fundo la primera villa de América continental que después se convertiría en Ciudad. (La primera villa de América se fundo en Cuba)

En la Ciudad existe unos de las cafeterías con mas tradición del país, ademas de que preparan uno de los mejores club sándwich que he comido tambien preparan un “café lechero” delicioso.

Caminar por el malecón, con el sonido del mar y la brisa refrescando es una delicia y si el calor es muy fuerte yo regularmente voy a unas paleterias – heladerías que se llaman los güeros-güeros, ya que los vendedores gritan a todo pulmón “güero” pasele güero. Venden helados y paletas de todos los sabores de agua y de leche y estan muy buenos tambien.

Desde el malecón se puede ver el “Puerto Marítimo” que es donde se reciben a todos los barcos cargueros que llegan al puerto y aunque no es el mas grande e importante de México, verlo si es impresionante. Claro se puede ver de lejos, a los viajeros no nos permiten la entrada. Yo una vez entre con un permiso especial porque filme un comercial para un Banco

Otra de las zonas del estado que no mucha gente conoce es un pueblito que se llama Martinez de la Torre donde es una zona que se cultivan limones y naranjas. En algún momento de mi vida me pidieron que buscara lugares donde cultivaban estas frutas para un comercial de jugos y obvio llegue a esta zona. El pueblo es bonito pero muy pequeño y no tiene muy buenos hoteles. Tiene un hotel boutique carísimo que aclaro no me hospede.

Pero si continuamos nuestro camino hacia la costa topamos con una zona que le llaman “la costa esmeralda” donde encontré muchos hoteles desde los super caros hasta muy económicos y todos estan frente al mar. Aunque para ser honesta las playas no son tan bonitas como en Cancún o Baja California Sur estan bien para ir a descansar y bañarse en el mar.