Parapente.

A mí siempre me han gustado los deportes extremos y aunque no los practico con regularidad ha veces me escapo para poder realizar alguno.

Siempre he querido tirarme del paracaídas pero la verdad me da un poco de miedo, así que yo decidí que sería más fácil si lo intentaba con algo, desde mi punto de vista menos peligroso, y encontré en internet el parapente.

Buscando encontré un lugar en Valle de Bravo que se llama Alas del hombre, y cuesta poco más de $2,000 pesos mexicanos. Programe mi cita para el sábado a las 11:30 de la mañana y volar a las 12.

Llegue un poco antes con una prima y disfrute del paisaje del pueblo.

Valle de Bravo es un pueblo mágico hermoso que tiene un lago artificial y unas calles bastantes pintorescas. Es el pueblo mas bonito que tiene el Estado de México.

Y llego la hora, nos apuntamos en una lista de los que iban a subir al cerro con nosotras, firmamos una carta responsiva en caso de cualquier accidente y nos subimos a la camioneta. Rumbo al mirador, íbamos mi prima y yo platicando de lo ansiosas que estábamos, muertas de miedo y nervios, era la primera vez que nos aventábamos y ya nos estábamos arrepintiendo. Sobre todo ella, pero como yo pagué le dije que no se podía arrepentir.

Cuando llegamos a la cima tuvimos que esperar a la gente que ya estaba arriba, mientras sacamos fotos de las vistas espectaculares que tiene el mirador y veíamos las caras de nerviosos de los otros que tambien se iban a aventar a nosotras nos iba aumentando el miedo.

Primero me toco a mí, cuando despegue fue un momento un tanto dramático y a la vez divertido. Todo paso muy rápido y muy lento al mismo tiempo porque lo sentí como un suspiro pero estaba tan ansiosa que a la vez me pareció una eternidad. Cuando estaba en el aire fue lo mejor, el chico que iba conmigo me iba me iba platicando de la técnica de vuelo, me contaba un poco acerca de la historia del pueblo y de lo que íbamos volando. Fue una de las mejores experiencias que he vivido.

El aterrizaje estuvo bastante agradable, afortunadamente el instructor que iba conmigo era muy bueno y llegamos a tierra de manera suave y tranquila y a diferencia de mi prima y de otros que aterrizaron de rodillas o un poco brusco, yo caí de pie.

Ahora espero pronto poder organizar una salida para tirarme en paracaídas y comparar las dos experiencias. Y esta experiencia por supuesto que voy a repetirla en la primera oportunidad que se me presente.

Viaje por Hidalgo

Hace unos años hicimos una campaña para la marca de autos Nisaan. Necesitábamos encontrar un paisaje natural, verde, agradable y al mismo tiempo salvaje para que las camionetas que se iban a promocionar lucieran increíbles.

Nos pedían el clásico de la publicidad en México, bonito, verde y sobre todo cerca de la Ciudad de México.

Y aunque en México existen gran cantidad de paisajes naturales, para llegar a ese tipo de paisajes nos tenemos que alejar 2 horas como mínimo de la Ciudad en auto y la mayoría de las compañías que nos contratan quieren que encontremos todo a máximo 1 hora, cosa que casi nunca logramos.

Aquella vez estábamos buscando naturaleza para la campaña de autos y alguien nos aconsejo que nos dirigiéramos a Hidalgo que es uno de los Estados que queda muy cerca de la Ciudad y tiene mucho que ofrecer en cuanto a naturaleza y pueblos mágicos.

Y así llegamos a un lugar sorprendente. Peña del aire se localiza el municipio de Huasca de Ocampo en el Estado de Hidalgo.

Lo primero que me gusto fueron los acantilados que tiene, sobre todo porque tuve que poner mi auto hasta la orilla de uno de los miradores para que mi jefe lo fotografiara desde el otro extremo. Fue una de las experiencias más extremas que he vivido. Me daba miedo equivocarme e irme al vacío.

A mi me gustan mucho las aventuras y los deportes extremos y ahora que lo recuerdo fue una buena experiencia.

Hace poco regrese de nuevo ahora para una campaña para Ford (la misma campaña que me llevo a la Sierra Gorda de Queretaro) y ahora hay una tirolesa. La mas alta que yo conozco. Por supuesto me avente dos veces. Obvio me moría de miedo y la primera vez iba agarrada al arnes super fuerte con manos y pies y no mire para abajo nunca. La segunda vez ya iba más relajada y ahora sí voltee hacia abajo. Fue una experiencia increíble. Creo yo que es una tirolesa segura, extrema por lo alto del acantilado y barata ya que gaste $200 pesos mexicanos.

Y aunque han sido viajes de trabajo los que he hecho a esa zona de mi país han sido bastante divertidos. En anteriores ocasiones dije que no me gusta repetir lugares, pero sí vale la pena mucho algo, no me importa repetir. Y creo que este lugar vale mucho la pena. Quiero volver a vivir lo extremo de la tirolesa y que mis ojos se llenen de verde y mis pulmones de aire puro.

Taxco – Pueblo Magico

Taxco es un pueblo mágico ubicado en el Estado de Guerrero en México. Es famoso por se productor de joyería de plata y por la arquitectura de su plaza principal, iglesia y centro del pueblo.

Esta aproximadamente a 2 horas y media de la Ciudad de México y a 3 horas y 40 minutos de uno de los puertos mas importantes de México, Acapulco Guerrero.

Existen diferentes actividades turísticas para realizar, como visitar algunos de los talleres de los artesanos que fabrican la joyería de plata, visitar la Iglesia de Santa Prisca que es una construcción colonial estilo barroco, o subirse al teleférico de Taxco y disfrutar el paisaje desde lo alto.

Adentrarse por sus calles nos hace viajar en el tiempo en particular a la época colonial mexicana. Casi todas las calles estan inclinadas y desembocan a algunas plazuelas pintorescas donde podemos sentarnos y disfrutar de algún refrigerio o un helado.

El nombre completo del lugar es Taxco de Alarcón debido a que en este lugar nació Juan Ruíz de Alarcón unos de los escritores novohispanos mas importantes.

Búsqueda de iglesias en la Ciudad de México.

Estas dos semanas estuve bastante ocupada buscando iglesias en la Ciudad de México para la filmación de una película. Me costo bastante trabajo conseguir la locación ideal por las características que necesitaba para la filmación, el presupuesto que me dio producción y las condiciones que nos dan las iglesias que si nos dejan filmar.

Es una locación complicada de conseguir, porque la mayoría de las iglesias no nos dan permiso de filmar y las pocas que nos dejan trabajar ponen condiciones que no nos ayudan mucho a las producciones. Y el proyecto donde estoy trabajando tiene la complicación de que hay una pelea dentro de la iglesia. No hay mucha violencia, es una pelea de celos entre el novio y un rival pero bueno, hay una pelea y eso lo toman algunos sacerdotes como una falta de respeto.

Para este proyecto visite varias iglesias que ya conocía y descubrí muchas nuevas. Y mientras entraba a las iglesias para conocerlas y fotografiarlas tambien redescubrí mi gusto por la arquitectura y el arte eclesiásticos.

Toda la gente que conozco me habla de las grandes catedrales europeas, lo hermosas y espectaculares que son, y la verdad que sí, son super bonitas y por lo menos a mi me emociono mucho cuando tuve la oportunidad de visitar algunas, como la de León en España o la Sagrada Familia en Barcelona.

Pero en América no nos quedamos atrás, en este scouting que hice de iglesias encontré edificios maravillosos con altares hermosos. Y aunque no busque catedrales, las parroquias que encontré me emocionaron tambien. No se si porque de alguna manera son lugares de paz y tranquilidad y de verdad me hicieron experimentar esos sentimientos o por que me gusto mucho lo que descubrí en la ciudad donde vivo y he vivido toda mi vida.

La verdad a mí me gusta viajar mucho y todo el tiempo sueño en viajar, pero turistear en la ciudad donde uno vive tambien es muy emocionante. Cada día que salgo a buscar nuevas locaciones encuentro lugares nuevos. Como esta vez me paso con las parroquias.

Los estilos arquitectónicos, las obras de arte que contienen, el nombre de cada parroquia que visite. Aprendí mucho en esta búsqueda.

Lo único malo de este proyecto es que tengo tanto trabajo que no pude escribir en este blog por dos semanas y la verdad no me gusta tardarme tanto para escribir de nuevo. Sólo que ha veces no puedo porque en mi trabajo como scouter si tengo jefes y tiempos de entrega.

En fin, pude conocer muchos lugares nuevos que valen mucho la pena dentro de mi ciudad. No sólo iglesias, aunque fue lo que mas me gusto buscar.

Mi viaje fallido por Cancún

En esta ocasión iba a escribir acerca de Acapulco, que es uno de los puertos mas importantes de México y uno de los sitios más visitados por los turistas en mi país, además de que yo lo conozco perfecto. Pero viendo unas fotos en mi Instagram de un viaje que acabo de hacer a Cancún me acorde de lo desastroso que fue.

Y bueno, este blog no sólo es para contar acerca de viajes increíbles y de ensueño. Tambien estaré escribiendo de algunos viajes que no han sido lo que yo esperaba. Ya sea que el destino no se me hizo tan bonito o que me toco mal clima, o simplemente las circunstancias de viaje no fueron ideales.

Uno de los principales y más importantes destinos turísticos a nivel mundial sin duda es Cancún. Todos hablan de sus magnificas playas, el mar turquesa, el clima tropical, el ambiente de fiesta que tiene el caribe mexicano es ideal para pasar las mejores vacaciones. Y eso justo era lo que yo quería hacer, pasar las mejores vacaciones de mi vida.

A pesar de que vivo en México nunca había ido a Cancún, por falta de tiempo, en ocasiones de dinero o porque simplemente escogía vacacionar en otro lugar menos famoso. Pero siempre estuvo en mi mente viajar a Cancún.

Y después de tantos años llego el día en que iba a viajar por primera vez a Cancún. Mis expectativas eran bastante grandes. Esperaba encontrarme un paraíso, hermoso y luminoso. Pero para empezar la compañía no fue la adecuada, viaje con mi papá y su esposa. Es la primera vez que viajábamos juntos y a pesar de que me llevo bien con ellos, su idea de viajar no se parece en nada a la mía.

Mi papá es de los que les gusta hoteles todo incluido y prácticamente no sale del hotel para nada. El literalmente va a descansar.

Yo en cambio soy más del tipo explorador. Estoy acostumbrada a que cuando viajo exploro los lugares; salgo del hotel, investigo, conozco, aprendo nuevas cosas del lugar, sobre todo de lugares nuevos para mí. Además de que casi nunca me quedo en hoteles “todo incluido”, no porque sea malo, si no porque no me gusta comer en los restaurantes de los hoteles ni acceder a sus servicios ya que regularmente son mas caros y casi siempre no es lo mejor. En mi experiencia he encontrado cosas mejores afuera.

Otra cosa que no me gusto de mi viaje fue que nos toco muy mal clima y menos pude salir. De hecho nunca pude meterme al mar o a las albercas porque casi siempre estuvo lloviendo. Así que nos quedamos casi todos los 5 días encerrados en nuestro hotel.

Otra cosa que no me gusto es que no lo sentí México. He viajado por diferentes partes de mi país y a todos lados donde voy me siento en casa, incluso en Tijuana que esta pegada a la frontera con Estados Unidos y hay mucha influencia de la cultura de aquel país en las costumbres y gente de Baja California pero aun se siente México. En cambio Cancún sentí que había viajado al extranjero. No me sentí en casa.

Aún así pude ver lo hermoso del lugar, porque puedo decir que no me gusto mi viaje, y que el clima estuvo pésimo pero el lugar sí esta de ensueño. Lo poco que conocí, sus playas, el mar, la laguna y hasta los centros comerciales me gustaron. Visualmente si es muy bonito, aunque en mi opinión a su gente le falta la calidez del resto de México. Estan tan acostumbrados a tratar con turistas de todas las naciones que ya sólo ven al viajero que tiene dinero.

Quiero regresar y quitarme esa mala impresión que me dejo mi primera vez en Cancún. Estoy segura que con un mejor clima y los viajeros adecuados para mi encontraré un Cancún diferente. Mas cálido, divertido y emocionante.

Redescubriendo la Sierra Gorda en Querétaro, México

Yo siempre he pensado que si ya conociste un lugar ya no vale la pena regresar, a menos de que me encante el sitio, yo estaría dispuesta a regresar una segunda vez y seguir explorando. Pienso que no vale la pena perder tiempo y dinero en un sitio en el que ya estuviste habiendo tantos nuevos lugares por descubrir.

He viajado por varios estados de México y algunos lugares del extranjero y ya tengo detectados a los lugares que quiero regresar y a los que no. Aqui en México, a pesar de que algunos lugares no me han impresionado he tenido que regresar dos o más veces para seguir buscando la locación ideal para el comercial, la peli o la serie en la que estoy trabajando en el momento.

Ha veces me alegre regresar porque descubro de nuevo ese lugar y si no me gusto, posiblemente me guste después, como en el caso de las Grutas de Cacahuamilpa o tal vez confirme que no me gusta el sitio como es el caso de Toluca.

Al estado de Queretaro he ido varias veces, sobre todo a la Sierra gorda que es un lugar con amplios cañones y paredes rocosas altísimas que dan un toque especial a travez del lente de la cámara. He tenido la oportunidad de filmar varios comerciales en este lugar y por eso he regresado varias veces.

Hace una semana regrese otra vez para otro comercial y descubrí una nueva sierra gorda. Me di cuenta que no la había explorado completa y esta vez pude hacerlo. Este lugar siempre me ha gustado pero era uno de los sitios a los que no pensaba regresar a menos de que fuera por trabajo. Pero me alegra haber regresado ya que redescubrí a la Sierra Gorda.

Es un lugar muy verde, llego de cañones labrados por un par de ríos que llevan agua cristalina. Según los anuncios que había a los largo de la orilla de los ríos, no es posible nadar ya que la corriente es fuerte, pero sí pude sumergir un poco mis pies y sentir el agua fresca que me ayudo a disminuir el inmenso calor de aquel día. Este lugar ofrece unas vistas maravillosas desde lo alto y desde el fondo el cañon. Simplemente es un increíble espectáculo natural.

Y aunque al principio de este blog escribí que no me gusta regresar a lugares que ya conozco, en ocaciones creo que es bueno volver y encontrar nuevas cosas que no imaginaste y que se esconden en esos lugares mágicos a los que pensé que ya no iba a regresar. Siempre hay algo nuevo que buscar y a veces donde menos lo esperas lo puedes encontrar.

Una de las locaciones mas bonitas de México, San Luis Potosí

La vez pasada escribí acerca de San Luis Potosí y porque me gusta tanto. Entre otras cosas mencione que lo que más me gusta es la parte verde del estado y sí, esta increíble. Es como caminar en un sueño en Xilitla y en toda la Huasteca potosina es sentir la naturaleza en su máxima expresión. Pero hay otra parte del estado que es hermosa y tambien vale mucho la pena conocerla.

La vez pasada adelante un poco de que este estado tiene la parte verde y la parte árida. Pues bien, esta vez escribiré acerca de esta última parte que tambien me maravillo.

Matehuala, Real de Catorce y todos los lugares cercanos a esta zona han servido de locaciones para diferentes películas tanto extranjeras como mexicanas, (claro que tambien la zona verde ha servido de escenario películas y comerciales de TV e internet) y la verdad nunca pensé que una zona tan árida podría fotografiar tan bien.

Desde que llegue a Matehuala y vi todos los hoteles con luces neon que brillan en medio de la noche supe que iba a ser un lugar interesante. Luego cuando nos adentramos en el desierto descubrimos paisajes simplemente maravillosos.

Recuerdo que íbamos en carretera rumbo a Real de Catorce y me asome por el espejo retrovisor y lo que descubrí fue un valle desértico con las montañas levantándose imponentes al fondo. Recuerdo que fue una de los paisajes que más me ha gustado. Me sorprendió gratamente.

Pero no sólo me gusto el valle, mirando hacia adelante nos encontramos con el túnel Ogarrio que fue mandado a hacer por Porfirio Días después de que éste con su equipo de trabajo escalaran una colina para llegar al pueblo de Real de Catorce, a principios del siglo XX. Eso fue lo que nos contaron los locales cuando estuvimos allí. Tambien nos contaron que dentro del túnel se aparecen fantasmas, aunque nosotros atravesamos el túnel varias veces el tiempo que estuvimos en la zona y nunca vimos nada.

Después de atravesar el túnel nos dimos cuenta que habíamos viajado en el tiempo, o al menos eso fue la impresión que sentimos mi compañero y yo ya que al llegar al pueblo ya que Real de Catorce es un pueblo que se quedo congelado en tiempo, a principios del s. XX, cuando el auge minero en el país estaba en su máxima expresión.

Real de Catorce es un pueblo pequeño que tiene mucho sabor a viejo, a historia. Como en casi todos los lugares conviene caminar para poder recorrer el centro y algunas calles importantes. Afortunadamente no fue muy cansado porque el pueblo se recorre muy rápido. desafortunadamente cuando visite este lugar iba de trabajo y no me dio tiempo de disfrutarlo más.

Lo importante es que lo conocí y ahora puedo escribir y contar acerca de un rincón de México que no muchos conocen y que vale mucho la pena conocer.