La verdadera razón por que viaje a Chihuahua.

Siempre que pensaba en Chihuahua pensaba en el Chepe. Y es que lo espectacular de este viaje, a parte de los paisajes que puedes ver desde el tren, son los pueblos mágicos a los que te lleva.

Ya hable de Cuauhtémoc y los raramuris que son los habitantes originales de esta región. Pero también este tren nos lleva a Creel que es un pueblo mágico a la mitad del recorrido y para mi gusto es el más bonito de todos. 

Es un pueblo no muy antiguo pues a penas cuenta con poco mas de 100 años pero es un pueblito encantador, que te lo recorres en un día. El pueblito es pintoresco y se come rico. Hablando de comida, en el centro hay un lugar donde venden carne de búfalo, no entramos porque mi mamá no quiso pero me dio curiosidad. Si algún día regreso y aún esta el restaurante si pienso probar la carne.

También fuimos al museo Tarahumara en donde puedes ver los orígenes de los pueblos tarahuamras, raramuris importantes y por que son veloces corriendo. Obvio mencionan a Lorena, la corredora raramuri que ha ganado varios maratones mundiales y varios premios internacionales.

En esa noche dormimos en Creel en un hotelito bastante bonito y no muy caro, $1600 pesos mexicanos lo que es lo mismo unos 82 u 83 dólares.  A la mañana siguiente nos desayunamos súper rico y abundante en el mismo hotel. Quedamos súper satisfechas como para no comer por una semana.

Después del desayuno, nuestros guías  nos llevaron a otra zona de la sierra tarahuamara, la zona del valle de las ranas. La verdad esta bonita esa zona pero no esta espectacular, pero bueno, es parte del recorrido. Mi jefe me dijo que estaba mejor el valle de los monjes pero como hay que adentrarse mas en las barrancas, no nos llevaron.

Estuvimos toda la tarde en esa zona y luego nos llevaron al hotel El mirador que esta enclavado justo en las Barrancas del cobre donde inicia el recorrido mas bonito del Chepe.

Pero nosotras habíamos hecho todo ese recorrido en auto, la idea era que allí tomáramos el tren y saliéramos hacia Los Mochis, que es la parte mas bonita del recorrido, de Creel hacia esta ciudad de Sinaloa. Pero no fue posible, más adelante contare por qué.

Volviendo al hotel El mirador, es uno de los hoteles mas bonitos de la zona, no es muy barato pero vale la pena pagarlo por lo que ofrece. Todas las habitaciones tienen terrazas que dan hacia parte de las Barrancas y obviamente la vista es espectacular, además de que la comida también esta muy buena.  Me acuerdo que mi mamá comió tanto aquella tarde que se enfermo. Afortunadamente al día siguiente ya estaba bien.

Los cuartos también están bonitos y de buen tamaño, pero no hay mucha señal de internet ni teléfono. Cosa de que si vas a trabajar esta difícil, pero nosotras íbamos de vacaciones, entonces de hecho fue mejor ya que nos desconectamos de todo estando allí.

Al día siguiente nos paramos mas o menos temprano para desayunar, sólo que esta vez si comimos poco porque un día antes habíamos comido muchísimo. Se supone que el transporte pasaba por nosotras a las 12 del día para llevarnos al Chepe, en teoría la mejor parte del viaje. Pero desde allí ya empezaron de nuevo los problemas.

La camioneta que nos iba a llevar a la estación del Chepe nunca llego y al final tuvimos que pagar un transporte extra que salía del hotel. Nos cobraron $1,200 pesos mas que luego nos reembolsaron los de la agencia. Ya estando en el tren, abordamos y nos dieron una noticia terrible, al menos para mi.

El tren no iba a continuar hacia Los Mochis, iba de regreso a la ciudad de Chihuahua, ya que por las lluvias, se había roto parte del cerro y las vías del tren quedaron inhabilitadas debido al desprendimientos del cerro. En fin, la parte mas bonita del recorrido que es de Creel hacia los Mochis NO la íbamos a ver.

Tomamos el tren a las 2 de la tarde y volvimos a la Ciudad de Chihuahua por tren. Si me gusto el recorrido pero esa parte no es espectacular ya que el tren se aleja de las barrancas del cobre que es lo que esta bonito.

De hecho pensé antes de ir, sacar muchas fotos de este recorrido y publicar las fotos por aquí mismo en este blog, sin ningún texto, pero bueno no pude hacer tantas fotos como planeaba. Desde el hotel si hice pero me quede con las ganas de hacer el otro recorrido.

El tren no es espectacular, obvio estuvimos en los vagones  de turistas,  hay primera clase pero obvio eran más caros.  Esta cómodo pero es como viajar en un autobús.

El vagón comedor tampoco es la gran cosa y la comida no es buena. Pero bueno tampoco esta tan mala.

Obvio llegando a la Ciudad de Chihuahua, ahora sí la pudimos conocer. La primera vez debido a que perdimos el avión llegamos un día después y al parecer nos íbamos a quedar sin ver la ciudad. Me gusto, tiene un centro muy pintoresco, la gente es agradable y como en todos los viajes, aprendi un poco mas de la historia de mi país. Como que allí fusilaron a Miguel Hidalgo que hoy es considerado héroe de nuestra independencia ya que él la inicio. Nos contaron un poco de las torturas que sufrió antes de morir.

Tambien nos hablaron de la familia más poderosa que ha estado en el poder desde hace más de 100 años y uno de los diputados que ahora sigue en las cúpulas del poder en este año viene de esa familia. Con eso nos damos cuenta que el poder, por lo menos aqui en México siempre ha estado en las mismas familias. Obviamente estas se rehusan a soltarlo. En fin. No me gusta hablar de política.

El viaje nos costo un poco caro, porque lo saque por Viajes Sears y por allí es un poco mas caro, pero lo saque por allí porque mi mamá lo iba a pagar con su tarjeta. nos costo poco mas de $65,000 pesos mexicanos. Mas o menos 3, 350 dólares según la conversión que busque en Google.

Lo único que me queda decir es que el viaje a Chihuahua, es de los mas accidentados que he tenido; perdimos el avión, se enfermo mi mamá, nos dejo un transporte y por ultimo no pudimos recorrer la parte del Chepe que yo quería. Pero al final me divertí, aprendimos mucho y conviví como nunca con mi mamá. Además Chuhuahua al igual que España nos despidió con un arcoíris. Quiero creer que es una señal de que pronto estaremos por allá de nuevo.

Chihuahua

Menonitas y Raramuris

Bueno, después de publicar varias entradas  un poco pesimistas he decidido volver a contar un poco mas alegre. Me gustaría escribir un poco del ultimo viaje que hice de vacaciones el septiembre del año pasado.

Cuando fui a comprar el viaje yo iba con la idea de comprar un viaje al extranjero pero me dijeron los de la agencia de viajes que aun era complicado salir del país por la pandemia, así que elegí un destino dentro de mi país al que tenía muchas ganas de conocer.

Desde que era adolescente vi en la tele un promocional del “Chepe” que junto con el tren del tequila, son los únicos trenes de pasajeros en México. (Ahora que están construyendo y rehabilitando las rutas del tren maya y del tren interoceánico van a ver mas trenes de pasajeros, pero eso será creo que hasta 2023).

Cuando vi ese promocional y enseñaron las barrancas del cobre, pensé que tenia que conocer ese lugar y siempre lo tuve en mente para estar allí algún día. Mi jefe ha viajado varias veces a ese lugar por trabajo pero a mi nunca me ha tocado ir a esa zona, así que pensé que era un buen plan.

Compramos el viaje con la tarjeta de mi mamá de Sears y por fin ella se decidió para acompañarme, así que este viaje no lo hice sola.

Como conté en la entrada que titule  Volaris, perdimos el avión y perdimos un día de viaje.  Al parecer empezábamos mal.

Al día siguiente llegamos al aeropuerto muy temprano para que no nos pasará lo mismo y afortunadamente ahora si logramos tomar el vuelo con destino a la ciudad de Chihuahua.

Nuestro vuelo salió a las 5:45 de la mañana y llegamos a las 7:30 mas o menos a Chihuahua. Cuando llegamos al aeropuerto ya nos estaban esperando.

En teoría, el primer día en el itinerario me habían puesto día libre para que nosotras nos moviéramos solas por la ciudad, pero como ese día lo perdimos nos llevaron directo a Cuauhtémoc, que es donde viven los menonitas.

Los menonitas es una comunidad cristiana  protestante que se estableció en México   hace mas de un siglo. Tiene sus orígenes en Alemania y Holanda y son famosos en México debido a que son muy celosos de sus costumbres y se han mantenido unidos desde que llegaron. Solo se pueden casar entre ellos y aunque muchos saben español, entre ellos hablan una variante de alemán.

No sólo están en Cuauhtemoc Chihuahua, hay mas en otras regiones del norte de México, pero los de Chihuahua son los más “famosos”. Tanto ha sido el interés de la gente en conocerlos que ellos mismos crearon “el museo menonita” en donde hablan un poco de su historia, sus costumbres y como llegaron a México. Este museo y en general Cuauhtemoc, se ha convertido en parada obligatoria para los que visitemos Chihuahua.

Nosotras además de ir al museo compramos sus famosos quesos, que son muy buenos y también compramos galletas. Ese día nos llevaron a comer “Pizza menonita” que para nosotras fue algo extraño. Nunca nos imaginamos una pizza menonita y jugo de esa región, pero la verdad estaba bastante buena. Las galletas también estaban buenas, cuando nos las vendieron las sacaron de dos refrigeradores enormes, pero no la verdad es que estuvieron bastante buenas.

.

Ese mismo día nos llevaron a lago Arareco. Yo por mi trabajo he tenido la oportunidad de conocer muchos lagos y no es que no me haya gustado pero no es espectacular. Tiene muy bonitas vistas y se pueden sacar fotos muy bonitas para el Instagram, pero solo eso. Pero estuvo bien conocerlo.

Y justo allí llegamos a tierras de los raramuris. A partir de allí todo el resto de mi recorrido tuvo que ver con este gran pueblo.  Los tarahumaras o raramuris son una comunidad indígena que se ubica al norte de México, sobre todo en el estado de Chihuahua.

La mayoría aun vive en cuevas sin electricidad y otras cosas que habituales para la gente que vivimos en las grandes ciudades, como los baños etc. Pero ellos prefieren vivir así.

Viven entre otras cosas de vender sus artesanías a los turistas y de una ayuda que les da el gobierno.

No saque fotos de las cuevas y tampoco del museo Rarámuri que visite en Creel. Ha veces me gusta olvidarme un poco de las fotos y disfrutar el momento. Luego me arrepiento por que no tengo material para publicar, pero creo que es valido a veces sólo disfrutar el momento.

Esto sí me gusto conocer, de hecho es una de las cosas que me gustan de viajar. Conocer otras formas de vida, diferentes costumbres y diferentes ambientes.

Me encanto conocer estas dos comunidades viviendo en muy cerca unas de otras y sin embargo super diferentes entre sí. Y conviviendo ademas con el resto de los mexicanos.

En lo único que se podrían parecer es en la austeridad y obviamente en que ambas estan en México.

Me encanto conocer esta otra cara de México, Había leído un poco de ambos pueblos, pero nos es lo mismo verlos en libros o en fotos que convivir directamente y ver en vivo todo. Esa parte de Chihuahua esta increíble y mucho la pena dedicarle por lo menos dos días del viaje.

Hay más que conocer de Chihuahua, pero no quiero hacer tan larga esta publicación. Así que aquí termino por hoy y continuo en la próxima entrada.

Plan B

He estado muy pesimista en las ultimas entradas, lo se. Aún me siento un poco mal por que me deben dinero del proyecto que ya termine. Si los productores, jefes y demás personas en posición de poder sintieran lo que nosotros cuando no cumplen con su promesa de pago cuando nos explotan haciendo que trabajemos mas de 16 horas al día sin descansar un día a la semana. Pero no les importa.

Ahora se que debí haber diseñado un Plan B desde hace años.

Pero por desidia, por miedo, flojera, etc. nunca intente nada nuevo. Ahora estamos sufriendo las consecuencias de nuestra decidía, mi jefe y yo.

Yo he estado agarrando algunos proyectos con un sueldo mas bajo. Mi jefe me dice que no quiera hacer lo mismo porque de hacerlo sería retroceder, pero yo lo hice por que es mejor tener algo de dinero en la bolsa a nada.

No sé qué más hacer para mejorar nuestra situación. Pienso en posibles soluciones y tal vez lo que más me conviene es probar en otro trabajo.

Me da miedo, además que sé que voy a extrañar los viajes gratis, el comer en restaurantes de lujo también gratis, el conocer tantos lugares bonitos.  Este trabajo tiene su lado maravilloso pero cuando estoy atravesando la parte obscura no me gusta.

Voy a irme a Cancún en este proyecto que empezare mañana, pero ahora no haré locaciones como siempre. Me incorporare al departamento de arte. Es una nueva aventura donde espero aprender mucho, he hecho algunos proyectos en producción pero es la primera vez que estaré en arte.

Ojalá y todo resulte bien.

Es una nueva aventura, nuevos conocimientos y con suerte conoceré nuevos lugares. Espero que me vaya bien en este proyecto y cuando regrese sepa que hacer. Si seguir en el medio o buscar en otro lado.

¡No se que hacer!

Este año no me ha ido muy bien, no he tenido mucho trabajo y lo poco que he tenido han sido proyectos muy pequeños en donde me pagaron menos de lo que estoy acostumbrada a ganar y los proyectos grandes no me han pagado a tiempo, es decir que en este año casi no he tenido dinero y he vivido literalmente de prestado y de la caridad de mi mamá.

Como he escrito en anteriores publicaciones, yo soy trabajadora independiente y no tengo un sueldo fijo. Pero siempre trabajo en equipo con otra persona que es mi jefe. A él le dan los proyectos y obvio el 95% de las veces me ha incluido.

Desde hace algunos años me han estado ofreciendo proyectos a mi sola, para que coordine o incluso para que tome el puesto de gerente de locaciones  (que es el puesto de mi jefe), pero no he aceptado y he decidido quedarme a su lado.

Hace como 10 u 11 años nos peleamos muy feo mi jefe y yo. El me corrió y yo renuncie. No paso solo una ves, sino como 3 o 4 veces. En aquella época tome algunos proyectos yo sola, pero la verdad no me sentía a gusto.  Era muy insegura y dependiente de mi jefe que se convirtió como una especie de papá o hermano mayor para mi. Me costaba mucho trabajo zafarme de allí. Tanto que hasta la fecha no lo he hecho.

Ahora, con mas experiencia y con un poco de mas conocimientos me siento mas segura y en cierta forma siento que es el momento de dar el paso e independizarme y trabajar yo sola, pero ahora como gerente, obvio para ganar mas. O de plano salirme del medio y hacer otra cosa diferente. Ha veces siento que estoy cansada de este trabajo.

En este año como escribí arriba,  no he tenido mucho trabajo con mi jefe, porque a él no lo han llamado como antes, he tenido que forzarme y tomar proyectos por mi cuenta. Y la verdad es que me he sentido bien. Ya no me siento tan insegura como antes.

Creo que en el tema de la inseguridad ya estoy lista, es decir ya la supere. Pero por otro lado siento tristeza abandonar a mi jefe ahora que mas me necesita, por que a él ya no le dan tanto trabajo como antes y yo puedo ayudar a que eso se revierta.

Además ahora nos llevamos mejor. La próxima semana cumplimos 18 años de trabajar juntos y pese a todo somos amigos.

El no quiere que me vaya a otros proyectos donde él no trabaje, pero aparte de que yo me quiero independizar, quiero ganar mas y si continuo con él tal vez nunca lo logre.

Me da tristeza y remordimiento dejarlo ya que para mi es como mi familia. Creo que ocupo el lugar que mi papá dejo cuando nos dejo a mi hermano y a mi. Y como no estoy casada ni tengo pareja y me he dedicado a trabajar casi todo el tiempo con él estamos muy acostumbrados él a mi y yo a él.

Me ofrecieron un proyecto de 4 meses en Cancún, pero sólo a mi. Estaré fuera de la Ciudad de México. Lo acepte por que necesito mejorar mis finanzas pero no tenía muchas ganas de ir. La verdad siento remordimiento. Pero creo que me va a ayudar a empezarme a zafar de donde estoy.

No se si estoy haciendo bien, espero no equivocarme.

Volaris

Volaris es una línea aérea mexicana de bajo costo y por lo mismo es muy solicitada. Pero es  incomodo viajar con esta aerolínea, lo mismo que por Viva aerobús, porque los asientos están muy pegados a los de enfrente y aunque yo tengo las piernas cortas, es incomodo. No quiero pensar que sería si yo estuviera alta.

Pero como si ofrecen costos accesibles y cubren rutas que ha veces Aeroméxico no tiene, pues la tengo que tomar de vez en cuando.

Aunque con lo que me sucedió la ultima vez que volé,  ahora pienso mas cosas malas de esta empresa.

Justo como tiene bajos costos mucha gente la toma, entonces las filas para documentar siempre son muy largas.

El año pasado, cuando viajaba de Cancún a México, estuve a punto de perder mi avión, porque no avanzaba la fila para documentar y eso que llegamos 2 horas y media antes.

He estado a punto de perder mi avión por este motivo con Volaris dos veces en vuelos dentro de México. Pero nunca me había pasado, siempre la libraba y alcanzaba a documentar mis cosas y luego corría a la puerta de salida  para subir al avión.

 Cuando tengo que tomar estas largas filas me acuerdo cuando iba a regresarme de la Habana, las filas enormes para pasar a la aduana casi me hacen que pierda el avión.

En mi último vuelo que fue en noviembre del año pasado, viajaba de vacaciones con mi mamá a Chihuahua.

Yo estaba muy emocionada porque era la primera vez que viajaba con mi mamá ella y yo solas y a un lugar que ninguna de las dos conocíamos.

Me acuerdo que el avión salía a las 4:45 de la mañana, así que nos levantamos a las 2:30 para bañarnos y dirigirnos al aeropuerto. Se supone que siempre debemos de llegar con 2 horas de anticipo si es vuelo nacional.

 Pero siempre he visto que mi jefe llega una hora antes u hora y media antes y nunca ha habido ningún problema. El nunca ha perdido un vuelo.

Así que yo me confié y para o desmañarar a mi mamá tanto le dije que con llegar a las 3:30 era suficiente. Olvide que era Volaris y que siempre esta lleno.

Llegamos al aeropuerto a las 3:30 fuimos a la sala de Volaris y nos formamos donde nos indicaron para documentar. A las 3:35 yo ya estaba formada.

Dieron las 4:00 y me empecé a preocupar, deje pasar 15 minutos mas y les dije que me pasaran por que mi vuelo salía en media hora.

En otras ocasiones, cuando los propios empleados de Volaris ven que se van acercando la hora de ciertos vuelos, empiezan a gritar los vuelos que van a salir y dejan pasar a la gente a documentar, aunque les falte mucho en la fila.

A nosotras no nos sucedió, yo me acerque a una señorita que estaba atendiendo y le dije que faltaba media hora para que saliera mi vuelo y me dijo que ese vuelo ya había cerrado las puertas.

Obvio me enoje, porque no avisaron como siempre lo habían hecho y porque pague 4000 pesos mas por el cambio de vuelo de las dos.

En cierta forma fue mi culpa por llegar con 1 hora y 15 minutos antes en vez de dos horas antes. Pero de todas formas siento que esta desorganizado todo. A todos los vuelos nos forman en una sola fila y los que atienden a veces no despachan rápido.

En Aeroméxico nunca me ha pasado esto que llego y me tengo que formar en una fila enorme. Siempre son filas rápidas y casi siempre pequeñas. Cuando vuelo por Aeroméxico, incluso tengo oportunidad de desayunar.

Con Viva aerobús no lo se porque sólo he viajado 2 veces por allí y en esas ocasiones me fue bien con la documentada. Lo malo de esta aerolínea es que  te permite poco peso en el equipaje y solo una maleta, si uno se pasa se tiene que pagar.

Con Volaris si permiten un poco de mas peso que con Viva aerobús y en ocasiones 2 maletas, pero aun así es la aerolínea mexicana que menos me gusta.

En fin, yo no la recomiendo. Lastima que sólo hay tres aerolíneas en México y son las tres que mencione. Obvio yo me quedo con Aeroméxico, es mas cara pero es mas cómoda en casi todo. Incluso los asientos me gustan mas.

Esta sólo fue mi opinión. He tenido mala suerte con Volaris por eso nunca me ha gustado.

Espero que la próxima vez que la tenga que tomar me vaya mejor.

Con el arte te vas a morir de hambre.

Todos vamos a morir pero al menos voy a morir haciendo lo que amo.

Después de que publique la ultima entrada en mi pagina me puse a ver un poco mis redes sociales y me encontré un dibujo que decía lo mismo que el título de esta entrada.

En esta entrada retomaré el tema del arte y si en países como  México podemos vivir de él o como dice el título, nos vamos a morir de hambre.

La vez pasada recibí un comentario de mi buen amigo Sebastián que decía que decía que si no encontrábamos la manera que nuestro arte se hiciera comercial no íbamos a poder vivir de hacer esto. Creo que tiene toda la razón.

Nunca he tenido un sueldo constante, como dije en la publicación pasada, las productoras en México casi nunca respetan las fechas de pago. Además de que en ocasiones tampoco nos dan a tiempo el dinero de gastos que necesitamos para trabajar en el proyecto en donde nos contratan y tenemos que poner del poco dinero del que disponemos. La mayoría de veces he tenido la suerte de que me lo reembolsen, pero a veces ni eso.

Cada que entramos a un proyecto nuevo, no importa si ya conozco a los productores o si ya hemos trabajado en ese compañía, lo considero un riesgo. Ya que no sé si me van a pagar o no a tiempo, si me van a dar lo suficiente para trabajar o no.

Este año no me ha ido bien, creo que es de mis peores años. Tuve dos proyectos “grandes” a finales del año pasado que no me pagaron, de uno aun tengo esperanza que me paguen, del otro no. Y desgraciadamente no he tenido en todo este tiempo más que 3 proyectos.

Yo casi siempre trabajo en el mismo equipo, ahora me he tenido que mover con otros equipos para poder trabajar y tener algo de dinero, pero tampoco ha resultado como yo esperaba.

Una amiga me invito a sustituir a su coordinadora de locaciones ya que renuncio y acepte el puesto. Yo pensé que me iban a pagar a la semana o a los 15 días. Llevo un mes, ayer fue mi ultimo día de llamado y aun no me pagan.

Nos dicen que porque Locaciones (que es donde yo trabajo) debemos mucho dinero  de comprobar y muchos contratos de las locaciones. Pero no tienen en cuenta de que yo entre después de que ya estaba hecho un desmadre este departamento,  debido a que el gerente de locaciones no fue un buen líder. De hecho, estábamos tan mal que terminaron corriéndolo 15 días antes de que terminara el proyecto y trajeron a otro.

Este sí logro enderezar el barco, pero el daño ya estaba hecho.  Para poder enderezar el barco y sacar a flote el proyecto tuvimos que hacer mucho trabajo. En este mes trabaje los 7 días de la semana (por eso no había escrito).

Cuando me pagan cada semana cómo debe ser,  no me importa trabajar los 7 días de la semana. Con dinero en la bolsa yo estoy más tranquila y me concentro mas y trabajo mejor. Pero así, el hecho de no tener dinero es muy estresante.

Estoy un poco decepcionada.

Hay cosas que me gustan mucho de este trabajo, pero últimamente ya lo empiezo a odiar. Ya no estoy tan a gusto.

He pensado en cambiar de trabajo, pero no sé de que. No me quiero ir a encerrar a una oficina y ganar una cuarta parte de lo que gano en mi trabajo actual (cuando me pagan obviamente). O arriesgarme y elegir un sueldo más bajo pero constante y más seguro.

He escuchado decir de algunos famosos aquí en México “Uno es pobre por qué quiere”.

Cada vez que oigo esa frase, se choca él que la dice. En mi caso, yo no soy pobre por que quiero, si no por que no me pagan a tiempo y nunca puedo ahorrar. Y cuando tengo proyecto yo sí puedo decir que trabajo mucho.

Empiezo muy temprano, mas o menos a las 7 u 8 de la mañana y termino a las 9 o 10 de la noche de lunes a viernes, a veces termino mas tarde. Los sábados y domingos procuro empezar un poco más tarde para dormir más. Empiezo como a las 9 o 10 de la mañana y termino como a las 6 o 7 de la noche. Eso  es cuando me toca oficina y scouting, pero cuando tengo llamado empiezo casi siempre a las 4 o 5 de la mañana y termino a las 11 o 12 de la noche. 

Y cuando no tengo proyecto hago otras cosas, a veces ayudo a mis amigos del medio y cubro un llamado corto o hago permisos de gobierno o mapas. Eso no es tan pesado porque es sólo un día de llamado o es un mapa que lo hago en máximo 2 horas. Obvio me pagan muy poco por estos trabajitos, pero la ventaja es que casi siempre me dan el dinero en efectivo, rápido y sin factura.

Ósea, no estoy pobre porque quiero, si no porque la mayoría de los productores y dueños de las compañías en México son unos tacaños abusivos, muy pocos se son honestos y procuran a sus trabajadores.

No sé si esto algún día lo lea alguien que piensa que los pobres somos pobres por que queremos. Ojalá que se den cuenta que a muchos simplemente no nos va tan bien por que arriba de nosotros hay gente que nos explota y nosotros no podemos hacer nada. En mi caso, a veces ni siquiera puedo demandar porque no siempre firmo contrato. Como en el caso de los dos proyectos donde trabajamos a finales del año pasado.

En el proyecto que acabo de terminar si firme contrato, pero espero que me paguen la siguiente semana, ya que habré entregado mi cierre.

En México se maneja así. Nos habla el productor y nos dice que tienen un proyecto. Si decimos que sí, nos dicen que tenemos que empezar ya. Y que después, en el transcurso de la semana mandemos los papeles  necesarios para que nos hagan el contrato. Dicho contrato esta casi siempre después de 15 días.  Para ese entonces nosotros ya llevamos 2 semanas o más trabajadas y si se cancela el proyecto o renunciamos o nos corren ya no firmamos nunca ningún contrato.

Eso es el series y películas. En los comerciales NUNCA firmamos contrato.

Por eso es tan difícil para nosotros demandar a las productoras que no nos pagan por qué no tenemos casi nada que pruebe que estuvimos trabajando con ellos.

Yo no sé si quiero morir haciendo lo que amo. Por qué la verdad ya no lo amo tanto.

Como decía mi abuelita, cuando el hambre entra por la ventana, el amor sale por la puerta. Creo que es lo que me esta pasando a mí.

¡Pero del arte no vas a vivir!

Y quien dijo que quiero vivir

La frase del título lo acabo de leer escrita en una playera de una de mis compañeras del ultimo proyecto que hice y me encanto.

Cuando estamos en edad de elegir nuestra profesión, lo primero que nos dicen los adultos  si  escogemos una carrera que tenga que ver con el arte, es que del arte no vamos a vivir, si acaso la arquitectura se salva de esto, pero en general todas las demás expresiones artísticas son consideradas como profesiones de “ricos” y más viviendo en un país como México.

Cuando yo era adolescente no sabía que iba a estudiar, me gustaban muchas cosas y era buena para muchas otras,  al menos eso creía en aquella época.  Lo creía sobre todo porque siempre me gusto estudiar. Me encantaban materias como historia, filosofía o literatura, pero también era buena en matemáticas o química. Eso hizo que casi siempre tuviera buenas calificaciones.

Me gustaba estudiar y me gustaba aprender y me sigue gustando aprender. Creo que si de mí dependiera, nunca hubiera abandonado la escuela. Pero uno se hace adulto y tenemos que empezar a hacernos responsables de nosotros mismos y encontrar una profesión que nos dé para proveernos de lo que necesitamos para vivir.

Cuando yo tuve que elegir carrera, llegue a la conclusión que lo que mas me gustaba era el cine, pero a diferencia de la mayoría de gente que estudia o quiere estudiar cine, yo no quería ser directora, nunca he querido ser directora.

Sabía que quería trabajar en cine, pero no sabía que quería ser dentro de este medio; así que me puse a investigar qué era realmente trabajar en el cine y así poder encontrar algo que me llamara mi atención.

Finalmente di con lo que quería ser, fotógrafa. Así que ya estaba, yo iba a estudiar cine.

Pero en México no había muchas escuelas de cine y por lo tanto el cupo era limitado, así que investigue cuando eran los exámenes de ingreso a cualquiera de las dos mejores escuelas que hay aquí que son en CCC (Centro de Capacitación cinematográfica) y el Cuec (Escuela Nacional de artes cinematográficas) de la Unam.

Cuando pedí dinero a mi familia para el examen de admisión no me lo dieron. Mi abuela no quiso que estudiaría cine, porque era una carrera de “ricos” y que debía de encontrar una carrera que me pudiera ofrecer un mejor futuro.

Mi mamá me aconsejo que estudiara Ciencias de la Comunicación que era lo que más se le parecía, además podría diversificar mis áreas de oportunidad, podría ser periodista o trabajar en la TV o la Radio. Me gusto el plan de mi mamá y estudie Ciencias de la Comunicación.

Pero como soy bien necia, nunca desistí de mi idea de trabajar en cine, y cuando salí de la carrera me concentre en buscar trabajo dentro del cine y así  fue como llegue a este trabajo que ahora tengo.

La verdad al principio era la más feliz, porque ya estaba en el medio en el que tanto quería trabajar, ahora sólo tenía que moverme hasta llegar a donde quería, que era ser fotógrafa.  

Empecé como scouter,  que somos las personas que buscamos las locaciones que se utilizaran dentro de la filmación. Ya en otra publicación anterior describí mi oficio pero esta bien recordarlo aquí, básicamente nos encargamos de buscar locaciones, hacerles fotos y luego tramitar todos los permisos de gobierno para que podamos llevar a cabo las filmaciones sin ningún inconveniente.

Aún sigo trabajando en el departamento de locaciones, nunca me moví para ser fotógrafa.  En un principio pensé que ya era fotógrafa porque parte de mi trabajo es fotografiar locaciones. Pero bueno,  la verdad es que encontré mi zona de confort y me ha costado salirme de aquí.

Como dije anteriormente, al principio era muy feliz porque había encontrado trabajo dentro del medio, era un trabajo diferente a todo lo que había conocido antes, me permite viajar y conocer gente, en temporadas me va excelente.

Pero como en todo, no es perfecto y una de las cosas que mas me choca es el tema de la paga. Muchas de las casas productoras en México te pagan hasta que quieren y muchas veces te paquetean.

Aquí todos cobramos en las series y películas por semana y en los comerciales por día de filmación.  Si en un comercial te dicen que se va a filmar 5 días lo primero que pienso es que voy a cobrar bastante bien, pero lo que hacen los productores es que nos dicen que NO tienen dinero y que nos pueden pagar 3 días, ósea que les hagamos un paquete para que a ellos les salga mas barato.

Después de negociar terminamos cobrando 4 días. Además si es comercial no descansamos ni un día a la semana. Producción y dirección quieren que trabajemos de lunes a domingo, yo no me quejo de trabajar tanto tiempo, pero sí me quejo de que piden mucho y luego no pagan lo justo, además de que se tardan una eternidad.

Una vez que llegamos al ultimo día de rodaje, la producción nos dice que hagamos rápido el cierre para que podamos meter las facturas lo más pronto posible, pero por más de que entregue rápido, mi factura siempre entra dos o tres semanas después de que  terminamos el rodaje. Y a partir de que metemos nuestra factura empezamos a contar 90 días hábiles para que nos paguen.

Lo sé, es una eternidad. Lo peor esta es que muchas veces se tardan más de 90 días en pagar. Eso es en cuanto a los comerciales. Claro, hay pocas excepciones que se salvan y pagan rápido, pero desgraciadamente son muy pocas.

En las series y películas nos pagan  a la semana, por eso yo prefiero hacer series y películas, además de qué tenemos el trabajo y la paga asegurada durante los meses que dure. Casi siempre duran entre dos y cinco meses.

Sólo que en estos proyectos, sobre todo en las series, el trabajo se incrementa ha veces al triple. Y no me molesta, nunca me ha molestado trabajar sea sábado, domingo, de noche o levantarme a las 3 de la mañana. Lo único es que la mayoría de veces no tengo tiempo para nada más.

Pero aunque trabaje más prefiero las series o películas porque al menos tengo dinero. Cuando hago comerciales trabajo mucho tiempo también y no tengo dinero.

En 2011 y 2012, lo recuerdo perfecto, que de enero a mayo tuvimos muchos comerciales durante esos meses. No parábamos,  no habíamos terminado un proyecto cuando ya estábamos empezando el otro, pero como se tardan en pagar, tampoco teníamos dinero.

A partir del 2017, por fin mi jefe entro en razón y empezó a aceptar más series y películas que comerciales y nos empezó a ir mejor. Ya teníamos el dinero más constante. Sólo que cuando terminábamos la serie o la película no conseguíamos algo tan rápido como yo quisiera, porque por lo menos yo, seguido me gaste mis ahorros en lo que no caía otro proyecto.

Seguimos encontrando trabajo en series y películas y uno que otro comercial y nos estaba yendo bien la mayoría del tiempo hasta la pandemia.

Pero creo que es tiempo de terminar por hoy esta publicación y seguir en la próxima.

La península Ibérica me despidió con un arcoíris.

Es increíble que hay cosas que nos pueden seguir sorprendiendo. Yo he tenido la oportunidad de viajar mucho dentro de mi país y en algunas ocasiones en el extranjero y en cada recorrido que hago algo me sorprende de manera grata.

Cuando iba en la prepa nos pidieron que leyéramos un libro llamado “El mundo se Sofía”  que básicamente es un libro de filosofía explicado de una manera sencilla para que los adolescentes la entendieran. En ese libro dicen que para ser un buen filosofo nos debemos de sorprender como los niños chiquitos cuando van conociendo el mundo.

 Tal ves por eso me gusta tanto viajar, porque cada ves que llego a un  lugar nuevo descubro nuevas cosas que me sorprenden y me emocionan. A lo mejor, el viajar me conecta con mi niña interior y yo creo que es necesario que de ves en cuándo nos conectemos con ese niño interior para redescubrir nuestros valores y buenos sentimientos que en ocasiones se pierden en el estrés de la vida adulta.

También creo que es necesario volver al origen para revivir nuestros sueños y que podamos re direccionar el rumbo y así tomar mejores decisiones respecto a lo que vamos viviendo.

Galicia

El penúltimo día que estuve en España, íbamos camino de Valencia a Madrid en el autobús y los guías se detuvieron en un paradero en donde había una tienda con recuerdos y diferentes artículos, además de baños.

Yo no quería ir al baño y además estaba ya un poco gastada porque durante todo en viaje había comprado muchos obsequios para mi familia y amigos, así que me quede afuera. No en el camión porque los guías no nos dejaban quedarnos, pero sí baje y estuve en el estacionamiento.  Estaba a punto de llover pero no hacía frío, cuando voltee a ver el cielo y vi un enorme arcoíris.

Estuve unos minutos contemplando el momento, pero no pude evitar sacar mi cámara y tomar unas fotos. Sólo que en estas, el arcoíris no se vio tan bonito como yo lo vi yo. Tal vez sólo debí haberme quedado observando ese momento  sin hacer nada mas.

De Valencia a Madrid

Fue un viaje muy especial y que yo llevaba prácticamente toda mi vida planeando. Fui muy feliz estando allá , pero creo que soy mucho más feliz recordando todo lo que aprendí y viví. Creo que me he vuelto adicta a vivir ese tipo de experiencias.

Ojalá que pronto este de nuevo sorprendiéndome  con nuevas tierras, conociendo nuevas personas y nuevas culturas.

España
Peñiscola
La sagrada Familia en Barcelona
La casa Borja en Valencia
Una noche en Barcelona

Hay lugares que se quedan en uno.

No sabia cómo comenzar esta publicación, llevaba 3 días escribiendo y borrando. No quería escribir lo mismo que en otras entradas que ya he publicado donde digo que los lugares son mágicos o que me encantan.

Y es verdad muchos lugares me han encantado y se me hacen mágicos porque en algunos casos me transportan a otros mundos o simplemente me gustan mucho, pero del lugar del que quiero escribir en esta ocasión fue mas que mágico para mí. Realmente me hizo sentir que yo ya había estado allí.

Como si en otra vida hubiera vivido en ese lugar o algún antepasado hubiera estado en aquella ciudad y mi memoria genética se hubiera manifestado. No lo sé.

No es que me acordara del nombre de las calles o que supiera la distribución de la ciudad. Eso no me paso, pero sí experimente un sentimiento de pertenencia. Nunca lo había sentido y nunca lo he vuelto a sentir.

Este lugar es Peñiscola un lugar que no sabía de su existencia hasta que llegue allí. Con calles blancas y el mar Mediterráneo de fondo. Lo más interesante de allí es el castillo de Papa Luna que esta en el lugar mas elevado del peñón donde se encuentra la ciudad.

Para subir al castillo es un poco cansado pero vale la pena por las vistas que tiene. Y con referencia a las vista, la guía nos iba diciendo que la leyenda cuenta que los templarios habían ocultado un tesoro en el castillo; mismo que nunca pudieron encontrar.

También nos dijo que la que creen era la habitación del Papa había una ventanilla con una vista del Mediterráneo y es tan bonita aquella vista que a lo mejor él decía que ese era su tesoro. Las vistas que tiene el castillo son maravillosas.

El castillo lo construyeron los temporarios alrededor del 1300 y esta muy bien conservado, la entrada recuerdo que me costo 5 euros pero no tenían guía que nos explicara un poco la historia del castillo. Pero aún así disfrute mucho el recorrido.

Luego del castillo camine por las calles blancas y azules de la ciudad. Estas calles me hicieron recordar a las islas griegas, que no he visitado pero he visto muchas fotos.

Posiblemente, si es que existe la reencarnación, yo estuve allí en otra vida y por eso la vibra de la ciudad me genero un sentimiento de pertenencia. O tal vez sólo quede conmovida por las historias que nos contó la guía acerca de la ciudad y de su personaje principal el castillo del Papa Luna, donde los templarios vivieron y seguro planearon cosas importantes que trascendieron a la historia.

Peñiscola sin lugar a dudas se quedo dentro de mí para el resto de mi vida. 

Al día siguiente amanecimos en la ciudad de Valencia. El autobús paso por nosotros a los hoteles dónde nos hospedaron y muy temprano para llevarnos al centro de la ciudad. Lo primero que vimos fueron las murallas que dividen a la ciudad vieja del resto y obvio entramos al centro que es dónde están algunos de sus principales atractivos.

En esta ciudad, a diferencia de Peñiscola no me sentí muy a gusto.  De hecho fue la ciudad que menos me gusto de todo lo que vi de España. No sé, tal vez aquí (volviendo al caso de mí reencarnación) la pase mal en mi otra vida y por eso no me sentí tan bien en la ciudad de Valencia.

Pero aunque no me sentí tan a gusto en este ciudad, sí tengo dos cosas que puedo rescatar de la misma y es que visite por fuera el antiguo palacio de los Borja o Borgia y también que en esta ciudad es donde mejor comí de todo el viaje.

Recuerdo que pedí una tapa con huevo roto y jamón serrano que me supo deliciosa y de postre me compre un helado.

La verdad es que de Valencia no recuerdo mucho, tal vez por que no me conquisto como Peñiscola o Barcelona, pero aun así agradezco haberla conocido.

Valencia

Los ridículos que se convierten en las mejores anécdotas que contar.

Cuando viajamos sabemos que nos vamos a encontrar nuevos mundos, que vamos a vivir nuevas experiencias y que vamos a hacer cosas diferentes y únicas. También sabemos que posiblemente nunca más vamos a ver a la gente que conocimos en el viaje y por eso  nos atrevamos a hacer cosas que nunca haríamos con gente conocida.

Después de estar en las Ramblas mi nueva amiga y yo fuimos a la playa, la verdad nunca se me hubiera ocurrido ir a la playa si no hubiera sido por ella.

Viendo el Google maps ahora se que estuvimos en la playa llamada Barceloneta, que al parecer es la mas famosa de la ciudad. Cuando llegamos estaba llena, pero alcanzamos un pedacito para sentarnos y disfrutar el atardecer.

De lejos se veía la puesta de sol y el hotel W que es conocido como el hotel Vela. A lado de nosotras habían dos chicas, supongo yo brasileñas, porque pusieron samba y la bailaban muy bien. Las dos eran muy guapas y eran la sensación, sobre todo mientras bailaban.

Barceloneta

Me sorprendió que todas las mujeres mayores iban topless, en México eso no sucede ni con las jóvenes. Pero más me sorprendió  que no vi ni a una sola mujer joven en toples. Todas las chicas llevaban trajes de baño de dos piezas o completo. Muchas de ellas tenían muy bonito cuerpo, como las brasileñas, pero no encontramos a ninguna en topless.

Ni mi amiga ni yo llevábamos trajes de baño y obvio las dos queríamos meternos al mar. Así que a ella se le ocurrió quitarse casi toda la ropa y quedo en calzón y brasier y así se metió. Yo al principio no quise porque me gano la vergüenza pero después pensé que era una oportunidad única de meterse a las aguas del Mediterráneo y la seguí.

La verdad, yo soy muy introvertida y no me atrevo a hacer muchas cosas, pero aquella vez no se que me paso. Posiblemente me atreví porque mi amiga me impulso y también porque sabía  que nunca mas iba a volver a ver a la gente que estaba allí. Entonces aunque hiciera el ridículo no importaba. La verdad que bueno que lo hice, ahora es un recuerdo chistoso y diferente.

Después de la  locura que hicimos estuvimos un rato en la playa para secarnos, porque tampoco llevábamos toalla. Cuando mas o menos se había secado nuestra ropa interior nos pusimos los pantalones y las playeras y decidimos continuar.

Tomamos un bici taxi que nos llevo de nuevo al pie de Montjuic. Mientras íbamos en camino platicamos un poco con el taxista que era un chavo bastante joven que venía de Europa del este y que ya vivía en Barcelona. Nos conto que en unas vacaciones que hizo unos años atrás con unos amigos se enamoró de la ciudad y decidió ya no irse mas. También nos conto que tenía dos trabajos y que se sentía muy a gusto allí.

Yo quisiera tener el valor de ese chico y quedarme allí, porque yo también me enamore de la ciudad pero a diferencia de él yo si regrese a mi país. Espero algún día regresar.

Llegando al Montjuic había un concierto al fondo y las fuentes estaban prendidas e iluminadas, se veía increíble. Fue una noche muy bonita y no quería que se terminará pero después de 2 horas llegaron por nosotras el transporte de la agencia que nos llevaría al hotel.

Al día siguiente nos llevaron al lugar que más quería conocer de todo el viaje, la basílica de la Sagrada Familia. Recuerdo que yo pague mi entrada desde México y me costo bastante cara. Creo que es la entrada mas cara a un museo o iglesia que he pagado en mi vida, pero no me arrepiento de haberla pagado pues el edificio esta tan bonito que vale la pena cada euro que pague.

Cuando llegamos había mucha gente formada para entrar, mi amiga y yo tuvimos que esperar a que nuestro guía nos llevara con otro de sus colegas que trabajaba en el edificio para que nos ayudara a entrar al grupo.

Tuvimos que esperar para entrar mas o menos hora y media. En lo que esperábamos nuestro turno para entrar, nos llevaron a una tienda donde vendían souvenirs y donde había una maqueta de la Sagrada familia, pero también había mucha gente que quería ver dicha maqueta. Mi amiga y yo decidimos salir y esperar afuera.

Cuando nos toco el turno de hacer el recorrido primero nos dieron una explicación del exterior del edificio y un breve repaso de la historia de Gaudí, que es el arquitecto y creador de este edificio y de otros edificios icónicos de la ciudad, así como los diferentes arquitectos y escultores que han contribuido a que la Basílica siga construyéndose, como el escultor japonés Etsuro Sotoo.

La Sagrada Familia

Luego entramos y seguimos con el recorrido media hora más. Después de eso nos dieron media hora para que nosotros pudiéramos apreciar el edificio por nosotros solos y obviamente aproveche la oportunidad.

Me gusta mucho ir con guías y que nos expliquen en el recorrido lo que estamos viendo porque así podemos apreciar mas las obras, pero también me gusta mucho caminar yo sola y disfrutar de lo que estoy viendo. Es una experiencia única.

Creo que eso que nos dieran media hora para recorrer el lugar a nuestro antojo después de darnos las explicaciones correspondientes fue de lo mas acertado que hicieron. Es un lugar increíblemente hermoso y  si puedo, en un futuro regresaré a recorrerlo nuevamente.