La península Ibérica me despidió con un arcoíris.

Es increíble que hay cosas que nos pueden seguir sorprendiendo. Yo he tenido la oportunidad de viajar mucho dentro de mi país y en algunas ocasiones en el extranjero y en cada recorrido que hago algo me sorprende de manera grata.

Cuando iba en la prepa nos pidieron que leyéramos un libro llamado “El mundo se Sofía”  que básicamente es un libro de filosofía explicado de una manera sencilla para que los adolescentes la entendieran. En ese libro dicen que para ser un buen filosofo nos debemos de sorprender como los niños chiquitos cuando van conociendo el mundo.

 Tal ves por eso me gusta tanto viajar, porque cada ves que llego a un  lugar nuevo descubro nuevas cosas que me sorprenden y me emocionan. A lo mejor, el viajar me conecta con mi niña interior y yo creo que es necesario que de ves en cuándo nos conectemos con ese niño interior para redescubrir nuestros valores y buenos sentimientos que en ocasiones se pierden en el estrés de la vida adulta.

También creo que es necesario volver al origen para revivir nuestros sueños y que podamos re direccionar el rumbo y así tomar mejores decisiones respecto a lo que vamos viviendo.

Galicia

El penúltimo día que estuve en España, íbamos camino de Valencia a Madrid en el autobús y los guías se detuvieron en un paradero en donde había una tienda con recuerdos y diferentes artículos, además de baños.

Yo no quería ir al baño y además estaba ya un poco gastada porque durante todo en viaje había comprado muchos obsequios para mi familia y amigos, así que me quede afuera. No en el camión porque los guías no nos dejaban quedarnos, pero sí baje y estuve en el estacionamiento.  Estaba a punto de llover pero no hacía frío, cuando voltee a ver el cielo y vi un enorme arcoíris.

Estuve unos minutos contemplando el momento, pero no pude evitar sacar mi cámara y tomar unas fotos. Sólo que en estas, el arcoíris no se vio tan bonito como yo lo vi yo. Tal vez sólo debí haberme quedado observando ese momento  sin hacer nada mas.

De Valencia a Madrid

Fue un viaje muy especial y que yo llevaba prácticamente toda mi vida planeando. Fui muy feliz estando allá , pero creo que soy mucho más feliz recordando todo lo que aprendí y viví. Creo que me he vuelto adicta a vivir ese tipo de experiencias.

Ojalá que pronto este de nuevo sorprendiéndome  con nuevas tierras, conociendo nuevas personas y nuevas culturas.

España
Peñiscola
La sagrada Familia en Barcelona
La casa Borja en Valencia
Una noche en Barcelona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s